LOS 10 ERRORES MÁS COMUNES EN ENTREVISTA

Hablar de entrevista de trabajo y de errores es algo que va muy cogido de la mano, dado que todos nosotros, al menos una vez, ha metido la pata o ha cometido algún error al realizar una entrevista, por inexperiencia por ejemplo.

La gran mayoría de ellos se pueden trabajar para reducir el riesgo de que puedan volver a ocurrir (por ejemplo, los nervios durante la entrevista) o simplemente se pueden evitar. A continuación os dejamos con un listado de los 10 errores más comunes en entrevista y que puedes evitar sin lugar a dudas:

LOS 10 ERRORES MÁS COMUNES EN ENTREVISTA:

1. FALTA DE PREPARACIÓN: Puede que creas que lo sabes todo sobre una empresa. Sin embargo, es trabajando y buscando en su historia, unidades de negocio, actividad, mercado y valores cuando verdaderamente conoces en detalle lo que una empresa hace. No dejes que eso te descarte en una entrevista. Ocurre lo mismo respecto a la descripción de puestos. Qué menos que saber cuál será tu día a día y tus retos y responsabilidades para demostrar tu valía y encaje para ese puesto. Lleva los deberes hechos.

2. LLEGAR TARDE A UNA ENTREVISTA: Si el puesto requiere puntualidad, planificación u organización, es probable que tus posibilidades de éxito se reduzcan a 0. Transmite muy mala imagen a los reclutadores o managers el hacerles esperar, aunque sea por causa razonada. Piensa que probablemente trabajarán con agenda y les retrasarás en sus proyectos.

3. LLEGAR PRONTO A LA ENTREVISTA: Como dice el dicho, ni tanto ni tan calvo. Llegar muy pronto a una entrevista inquieta mucho a una persona que no tiene del todo claro a lo que se enfrenta; la entrevista. Llegar con 15 minutos máximo de antelación a una entrevista es más que suficiente. Si es online, no más pronto de 3 minutos (en virtual rooms).

4. INTERRUMPIR A LOS ENTREVISTADORES: Si interrumpes al recruiter o entrevistador, preguntar después por lo que te ha intentado transmitir dificultará un poco la interacción. Respeta los tiempos, no eleves el tono por encima del entrevistador y respeta los silencios adecuadamente para realizar preguntas si las tuvieses.

5. FALTA DE FORMALIDAD: la apariencia que tienes cuando acudes a entrevista, la forma como te diriges al entrevistador (tuteando por ejemplo) y la interacción fluida y natural marcan un claro valor diferencial.

6. FALTA DE ENERGÍA Y ENTUSIASMO: las entrevistas son pura comunicación. Si no demuestras tu entusiasmo y energía, no demostrarás cuánto de impactante es una oportunidad laboral para tu carrera profesional. ¿Creéis que Cristiano Ronaldo demostraría la misma energía al entrevistarse con una empresa normal VS un equipo de futbol? ¡Demuestra que esa empresa tiene un significado para ti! Y no hablo solo del tono de voz sino de las propias palabras que uses, siempre en sentido positivo.

7. SER UN HATER: Ser un hater, como les ocurre a los followers de los reputados instagramers, propiciará que termines en una lista negra o de bloqueos. No seas un hater de tus antiguas experiencias laborales, especialmente con tu manager o con tus compañeros de trabajo. Lejos de sumar puntos, te restará. Y si hay algo que no te gusta de la empresa donde te estás entrevistando, no lo critiques, haz preguntas constructivas. Por ejemplo, ¿por qué no tenéis página web?

8. SER UN MAL VENDEDOR: Piensa que eres un producto. Como tal, tienes que venderte para hacer que te compren. Por ello, no conocer tus características (experiencia y formación) al dedillo, tener incoherencias, fallos de memoria en lo que a orden de experiencia se refiere, etc., puede posicionarte muy mal. Lo mismo ocurre cuando nos tiramos “triples” con cosas que no son ciertas. Limítate a venderte tal y como eres, siempre en sentido positivo y dando lo mejor de ti.

9. NO RESPONDER A LAS PREGUNTAS DEL ENTREVISTADOR: Hay veces que tenemos respuestas tan bien preparadas, que estamos deseando soltarlas para quedarnos en una buena posición. Sin embargo, si no respondes a lo que se te pregunta, mal empezamos. Y si te vuelven a repetir la pregunta y sigues dando un indicador indebido, probablemente te descalifique hasta el punto de generar un descarte de tu candidatura. Practica escucha activa y cíñete a lo que te preguntan. Concéntrate e hila punto por punto tus respuestas. Es preferible que pares por un par de segundos para recapacitar antes de que “dispares sin apuntar”.

10. FALTA DE ARGUMENTOS: Aléjate de respuestas genéricas o hipotéticas. Todas tus respuestas tienen que ir acompañadas de argumentos. Tienes que contar no solo lo que hiciste sino cómo lo hiciste. Habla del contexto, los hechos o acciones que llevaste a cabo y los resultados.

11. EXTRA (COVID-19). TENER NOTAS ESCONDIDAS TRAS LA PANTALLA: Si en entrevista personal prácticamente se percibe todo sobre los candidatos, las webcams o cámaras de vuestros smartphones no se quedan atrás. Tener un par de notas como guía para tu discurso es algo que puede darte muchos puntos. Pero sé cuidadoso, los recruiters podemos diferenciar con total claridad cuándo un candidato lee sus respuestas y cuándo las dice con espontaneidad 🙂

Espero que os sean de gran ayuda estos 10 (+1 Extra) consejos que os comparto en esta entrada. Si te fueron de utilidad, ¿podrías compartir o recomendar? ¡Muchas gracias de antemano!

Dejar un comentario