EL EXTRACTO DE LINKEDIN PARA DESTACAR

Hablar de cómo crearse un perfil de LinkedIn es algo tan sencillo que lo obviaremos. Diría que es incluso más sencillo que crearse un CV (si tienes dudas, puedes ver nuestros consejos pinchando AQUÍ).

De hecho, te ahorras dolores de cabeza como, ¿qué diseño le meto? ¿dónde pongo esto? ¿lo pongo antes o después? etc. No te engaño si te digo que LinkedIn tiene cientos de miles de beneficios para sus usuarios. Pero uno de los mejores, sin duda, es el de la homogeneidad, dando exactamente las mismas posibilidad de acceso a todos los usuarios y facilitando bastante la toma de decisiones para los reclutadores.

Sin embargo hay algo que te puede hacer marcar la diferencia notablemente respecto a lo demás, aportando un valor añadido a tu candidatura que te permitirá cautivar al reclutador. Hablo del extracto de LinkedIn. El extracto es una sección disponible para todos los usuarios, donde, en un espacio de unas pocas líneas (2000 caracteres), podemos incluir una visión rápida de nuestro perfil.

La razón de su poderosa valía se debe a que:

  1. Está al principio de nuestro perfil, por lo que si eres conciso y sabes sacarle el partido que debes, puedes ganarte la confianza del reclutador y hacer que se quede en tu perfil para leer más porque has captado su atención.
  2. Porque puedes hablar rápidamente de tu trayectoria e incluso proyectarte a los demás de forma positiva, añadiendo valor positivo adecuado.
  3. Puedes resaltar qué competencias profesionales te definen, cómo las empleas, y hasta cómo quieres emplearlas en el futuro para continuar desarrollándote. ¿Que quieres atraer clientes o invitar a los reclutadores a que te llamen? También puedes poner tus vías de contacto, facilitando la interacción contigo.

Pero, ¿cómo redacto mi extracto para cautivar al reclutador?

La clave es darle mimo, y no vacilo. Piensa que es la primera parte que se ve de tu perfil. Si no lo haces adecuadamente, en vez de retener a tus reclutadores, lo que harás es invitarles a que se vayan a buscar a otros perfiles. ¿Te imaginas que en la primera parte ya metes la pata con faltas de ortografía o algo peor? Yo siempre digo que el extracto, al igual que en el CV y su “perfil profesional, es una declaración de intenciones. En base a mi experiencia, un extracto tiene que indicar (y añado ejemplos):

  1. ¿Qué somos? – Graduado en Relaciones Laborales y Empleo, con más de 4 años de experiencia en el sector de Recursos Humanos, en el mundo laboral desde los 16 años…
  2. ¿Cómo somos? – Orientado a las personas, con espíritu emprendedor, dinámico…
  3. ¿Qué hacemos? – Trabajando en una empresa tecnológica, dentro del departamento te Talent Acquisition, contratando perfiles…
  4. ¿De donde venimos? – Con más de 3 años de experiencia trabajando en consultorías y agencias de selección y un año en empresa final…
  5. ¿A dónde vamos? (objetivos) En búsqueda de entornos dinámicos, e internacionales, dentro del sector…
  6. ¿Por qué? Cuento con un título de […] y me gustaría aplicarlo para especializarme dentro de ese área.

Por supuesto que el contenido es opcional. Pero siguiendo estas preguntas, tienes la total certeza de que lograrás responder a muchas de las incógnitas que se plantea un reclutador. Marca ese valor diferencial y no dudes en añadir hasta datos objetivos si fuesen necesarios (como logros, méritos o performance) para darle soporte y valía a tu perfil.

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Te son de utilidad? Espero que si. Además, te diré algo. Además de todo lo anterior, favoreces al posicionamiento de tu perfil. Al tener una variedad más amplia de conceptos, industrias, expectativas, etc, mejoras tu grado de exposición al reclutador cuando vayan a la barra buscadora para encontrarte. ¿Estas preparad@? 🙂

Dejar un comentario