CÓMO HABLAR DE LAS MOTIVACIONES EN ENTREVISTA

Como ya introdujimos en el anterior capítulo, las motivaciones están directamente relacionadas con las necesidades. Prepararlas óptimamente, es clave para afrontar una entrevista y pasarla satisfactoriamente, ya que marcarás un valor diferencial.

Por eso, hoy veremos cómo debemos hacer para hablar de las motivaciones. Las razones por las que las empresas se interesan en tus motivaciones son varias. Principalmente conocer:

1) Qué impacto tiene esta posición y empresa para tu carrera profesional,
2) Identificación con el puesto/empresa,
3) La lealtad que tendrás a la empresa en el corto, medio e incluso largo plazo,
4) Conocer por qué apostarías por esa empresa, aunque tuvieses otras ofertas de empleo
5) Saber por qué debería la empresa en cuestión apostar por ti y no en otro candidato/a.

HABLANDO DE TUS MOTIVACIONES

Antes de nada, quiero ser franco con vosotr@s. Existen motivaciones de todo tipo. A una empresa le encanta que le hables de su historia, de lo que te gustan sus servicios, y hasta de lo que representa para ti. Sin embargo, tomando como ejemplo la Pirámide de Maslow, os recomendaría que evitéis hablar de las necesidades de primer nivel o básicas. Una necesidad de primer nivel sería por ejemplo, la necesidad de pagar el alquiler, o afrontar cargas familiares dado que eso mismo te lo puede proporcionar cualquier empresa (y, lamentablemente, aunque sea un indicador suficiente como para demostrar tu lealtad por la empresa, así es como piensan la mayoría de las empresas; duro pero cierto).

Imagen 2: Fuente – MindIC Salud

Por ello, lo mejor que puedes hacer es hablar de necesidades de seguridad (p.e.: trabajo fijo y estable, cercanía de tu domicilio), sociales (p.e.: pertenencia a una organización con renombre o donde desarrollar una fuerte red de contactos), de autoestima  (p.e.:  reconocimiento de tu jefe o subordinados) o autorrealización  (p.e.: trabajar en un mando directivo, crear un proyecto nuevo, o incluso alcanzar la posición de tus sueños).

CÓMO PREPARARSE LA PARTE DE LAS MOTIVACIONES:

Teniendo en cuenta tus propias necesidades, puedes dar más fácil en la diana al hablar si “haces los deberes antes de nada”. Aquí te dejo unos consejos que te serán de gran ayuda para hablar efectivamente de tus motivaciones por una oferta de empleo, y hacer frente a la pregunta de “¿por qué aplicaste a esta oferta de trabajo?” o “¿por qué deberíamos contratarte?”:

1. MOTIVACIONES POR EL PUESTO: Has de entender todas y cada una de las responsabilidades y tareas que conllevará el puesto, para poder hablar de por qué verdaderamente ese puesto marca para ti un valor diferencial. El propio rango del puesto, el contenido de la tarea o el impacto que logres con tu trabajo, son clave para lograr resaltar tus motivaciones por el puesto. Si te quedan dudas, busca información

2. MOTIVACIONES POR LA EMPRESA: Puede que hayas oído hablar de la empresa, o la hayas visto en anuncios de TV o hasta utilizado sus servicios. Pero si no conoces en detalle qué hacen, desde cuándo y cómo lo hacen, el impacto y las distintas unidades de negocio, probablemente pierdas muchos puntos. Como recomendación, no te prepares solo esa parte sino también su historia, sus valores, sus proyectos y clientes (si es posible) y todo lo que puedas hacer. Posteriormente, durante la entrevista, mostrar esos conocimientos juegan mucho a tu favor.

3. MOTIVACIONES POR EL SECTOR: Conocer la empresa suma puntos, pero conocer el sector también, y ya, si conoces a sus propios competidores, tendencias y cambios, lo bordas. Saber ubicar el contexto en el que te unes a una empresa, puede darte también muchos puntos, ya que sabrás qué retos tendrás que afrontar y hasta puede que sepas discutir algunas soluciones que se te planteen en entrevista. Piensa en un farmacéutico que va a empezar a trabajar en plena pandemia del COVID-19.

4. CONDICIONES LABORALES: Es cierto que la mayoría de las empresas no ofrecen ni facilitan esa información. Pero muchas veces hay información del tipo: formación, duración, horarios, localización, etc que pueden ser de gran conveniencia para ti. También aquí podríamos incluir la parte de gestión de equipos (aunque también estaría relacionado con la parte de “motivaciones por el puesto”).

A título de conclusión, como consejo, tienes que prepararte lo máximo posible todas las partes, pues el hecho de tener esos conocimientos, te ayudará a responder cualquier tipo de pregunta relacionada con las motivaciones. No importa que te pregunten ¿qué te llamó la atención del puesto / empresa? ¿qué conoces sobre nosotros / puesto? ¿qué te gusta o no te gusta de esta empresa?, etc.

Si haces los deberes y te preparas todo correctamente, lograrás pasar esta parte de la entrevista con éxito. ¿Y tú? ¿Hay algo más que te preparas en relación a las motivaciones y que no hayamos incluido? No dudes en hacérmelo saber por redes sociales, o en la caja de comentarios.

Dejar un comentario