LAS CLAVES PARA UN CV DE ÉXITO

El currículum es al mercado de trabajo lo que una llave a una puerta. Es decir, es la herramienta básica para abrirnos puertas que nos lleven a donde queremos llegar, en este caso un puesto de trabajo. Pero, ¿existe el currículum perfecto? La respuesta es no.

Si bien es cierto que no existe una fórmula mágica y precisa para que un currículum perfecto te lleve al puesto de tus sueños, pero si que se ha demostrado que un CV adecuado multiplica las posibilidades de éxito. Piensa que lo que estas reflejando es tu experiencia y conocimientos, por lo que es una inferencia en la experiencia del evaluador o técnico de selección. Cuanto más efectivo sea el CV, más impacto y posibilidades tendrás respecto a la toma de decisiones de las empresas. ¿Quieres tener un CV exitoso? ¡Allá vamos con algunos consejos! ¡Toma nota!

CONSEJOS E INGREDIENTES DE UN CV DE ÉXITO:

1. LA PLANTILLA: Si eres de l@s que le cuesta empezar un CV desde cero, tienes cientos de modelos disponibles en internet para lograr una apariencia impactante y profesional. Un consejo es que evites CVs excesivamente creativos y busques un término medio. ¡Ojo! Puede que estén llenos de información, pero vacíos de contenido. Los CV creativos solo son recomendables para puestos con habilidades creativas reconocidas. Por ejemplo, Graphic Designer.

Imagen 1: NewGrounds

2. INFORMACIÓN: Clave y concisa, y que abarque como máximo 1 o 2 páginas. Un currículum tiene que ser explicativo, pero tampoco tiene que resumir todos y cada uno de los episodios de tu vida laboral, pues eso se contrastará en la entrevista personal. No sobre-documentes cada responsabilidad con exceso de información del tipo “mi tarea era encargarme de darle un trato único y excepcional a nuestro bien más preciado los clientes”.

Añadir excesiva información a tu CV hará que se vea muy cargado de información (mucha de ella irrelevante y obvia). Por lo tanto, no metas más de 4 o 5 puntos, y solo incluye los más relevantes. Así, puede poner “trato directo con el cliente” y si quieres matizarlo, hazlo de manera simple, por ejemplo, añadiendo “aportando valor añadido a sus necesidades”. Mi recomendación es que redactes la información de la siguiente manera:

3. CONTENIDO MÍNIMO: Asegúrate de que tu CV está bien estructurado. Si ves que tienes falta de espacio, elimina algunos títulos que sean innecesarios como el típico encabezado de “CURRÍCULUM VITAE” o “Datos de contacto”. Aunque si has de delimitar cada sección apropiadamente. ¿Qué apartados incluimos? Como mínimo (y en ese orden):

– Datos de contacto: Nombre, email, teléfono (s), localización y link de LinkedIn (muy recomendable).
Introducción: En no más de 4 o 5 líneas, describe brevemente quién y cómo eres y qué buscas. También resalta en qué eres experto (años de experiencia, sector, etc).
Experiencia laboral: siempre cronológicamente, empezando por las posiciones más actuales hasta las más antiguas.
Educación: Si eres recién graduad@, puedes poner este apartado antes que la propia experiencia, para dar valía a tu titulación y ponérselo fácil a los reclutadores. Pon toda la información que puedas, fechas, notas, centros donde te titulaste, bien sea formación reglada o no regalada (diplomas, títulos, etc).
Otros detalles: Conocimientos adicionales que aporten valor. Por ejemplo, Idiomas (nivel), conocimientos tecnológicos, ofimática, carnet de conducir, vehículo propio, etc.

4. OPCIONAL (recomendable): Hay otras cosas que puedes añadir sin problema, siempre que aporten valor añadido a tu CV. Por ejemplo:
– Skills o competencias o personalidad: si eres analítico, emprendedor, etc. ¡MÉTELO! 🙂 Por ejemplo, en uno de los márgenes superiores, donde destaque.
– Referencias: no es necesario que añadas teléfonos de contacto y nombres porque hasta puede que estés infringiendo la Ley de Protección de Datos. Pero sí puedes poner el título de “Referencias disponibles bajo solicitud”.
Foto: no es necesario tampoco. Pero si lo haces, trata de usar una imagen que te haga profesional y saque lo mejor de ti.

¿Incluye tu CV estos apartados? ¿Qué quitarías o qué añadirías? Como hemos dicho anteriormente, no existe el CV perfecto, pero si sigues estas pautas, estoy seguro que mejorarás tus posibilidades de éxito. No obstante, en las siguientes entradas, seguiremos contándote más secretos y trucos para mejorar tu empleabilidad. ¿Te apuntas?.

Posts Relacionados

Dejar un comentario