LOS DISTINTOS ROLES DE LOS RECLUTADORES

Estoy seguro de que te has enfrentado a más de una decena de entrevistas a lo largo de tu vida. Puede que para muchos casos incluso llegue a alcanzar el centenar o incluso más. Como habrás observado, hay distintos tipos de personalidades, desde más agresivos hasta más majetes, desde más habladores hasta más callados.

Y es que en entrevista te vas a encontrar a tantos tipos de entrevistadores como tipos de personas. Cientos de miles de personalidades que harán que te lleves una visión más negativa o más positiva tanto del sector como de la propia empresa. Por eso es importante identificar unos mínimos de perfiles para saber cómo enfrentarte a esos momentos difíciles durante entrevista.

LOS ROLES DE LOS RECLUTADORES:

Antes de nada, quiero que tengas en cuenta dos cosas que son muy importantes. La personalidad es algo ultra-complejo, que se compone tanto de emociones, vivencias y experiencias del pasado como del presente. Por lo que ni todo es blanco, ni todo es negro. Lo mismo ocurre con las prácticas en selección: no todo el mundo selecciona como se debiera, y es un campo en el que queda mucho por avanzar para lograr alcanzar el punto más óptimo.

1. ENTREVISTADOR/A SILENCIOSO/A: Est@s son los que les gusta manejar los silencios y estudiar tu comunicación a rasgos generales. Tanto verbal como no verbal. Les gusta que los candidatos vayan más allá de lo preguntado y ver cómo ellos mismos se rebaten sobre lo expuesto, conforme a las expresiones faciales del que conduce la entrevista. CONSEJO: no hables más allá de lo que se te ha preguntado, ni te rebatas. Al final de tu turno de palabra, añade coletillas que demuestren el término de tu exposición. Pueden ser cosas del tipo “y así fue como lo hice”, “así lo alcancé”, “ese fue el resultado”, o incluso, “espero que esto responda adecuadamente su pregunta”. Es decir, demuestra que tu turno ha acabado e invita a que el/la evaluador/a interactúe contigo.

2. ENTREVISTADOR/A SONRIENTE: Aquí, el/la profesional de RRHH tratará de hacerte sentir lo más cómodo posible y te asentirá con la cabeza, te agradecerá cada aportación o te dará hasta chascarrillos. CONSEJO: Ándate con cuidado pero corresponde a cada buen gesto que te hagan como es debido. Puede que sea así por naturaleza, pero también puede ser que lo haga para extraer lo máximo de cada experiencia, haciéndose el/la ingenuo/a y tratando de ahondar profundo en tu experiencia profesional. Como consejo, no des más información de la necesaria y por supuesto, no hagas juicios, porque con este tipo de entrevista, los valores de una persona suelen aflorar con frecuencia (¿qué te hace o no sentirte bien? ¿cuánto te agradó esto o aquello? ¿cómo reaccionarías si…?). A mí, personalmente, es el que más me gusta. Al menos es el que mejor experiencia proporciona al candidato. Los resultados de fondo dependen de cada uno/a.

3. ENTREVISTADOR/A AGRESIVO/A: Lamentablemente, bastante de moda aunque personalmente lo titularía de innecesario (salvo para ciertos puestos de dirección o que requieran unas marcadas competencias de toma de decisiones y de gestión de conflictos). Este es el tipo de entrevistador que le gusta someter a sus candidatos a situaciones incómodas y tensas. Se centran más en los puntos débiles que en tus destrezas. No necesita gritar, sus expresiones o palabras son fuera de lugar. CONSEJO: ¡Que no cunda el pánico! Repito, puede que sea por naturaleza o puede que sea por necesidad de conocer más de ti. Ten en cuenta siempre el nombre, tamaño o sector de la empresa para entender el por qué toma esa conducta. Mantén la calma, piensa y trata de hablar de situaciones en las que fuiste exitoso en tu trabajo y que te dejaron en mejor lugar. Si crees que tu perfil o tipo de puesto no requiere este tipo de indagación, replantéate si seguir adelante con el proceso. Si te hacen pasar un calvario innecesario durante entrevista, imagínate qué ambiente de trabajo habrá.

4. ENTREVISTADOR/A CUESTIONADOR/A: Es un “lanza flechas” en forma de pregunta. Tiende a cuestionar y poner todo en duda, de una forma más o menos llana. Si tu experiencia duró mucho o poco en una empresa, lo cuestionará. Si quieres cambiar de trabajo, lo cuestionará. Estas entrevistas no son tan orientadas a la interacción, sino más bien a la cuestión. CONSEJO: Si no puedes extraer resultados o feedback de su tipo de entrevista, no pasa nada. Limítate a responder de forma coherente y consistente las preguntas pues puede que te formule la misma pregunta de distintas maneras. Es una forma de entrevista donde tienes que resistir la tensión y por supuesto, si tienes dudas de algo, lo más recomendable es esperar al final.

5. ENTREVISTADOR/A CREATIVO/A: Este tipo de entrevistadores puedes encontrarlos en start ups o en pequeñas empresas. También en grandes multinacionales. Son las entrevistas que se basan más en situaciones no reales o situaciones hipotéticas. CONSEJO: Se centran en ver cómo analizas y trazas tus planes de acción, o ver cómo sintetizas y vas al foco de la solución.

6. ENTREVISTADOR/A PULCRO Y PUNTUAL: Valoran más el cómo y el qué respondes frente a las experiencias en sí. No logran aceptar que sobrecargues de información tus respuestas. Les gusta adaptarse al guión y si hay que salirse del mismo, es por una cuestión que él o ella estime oportuno. Si lo haces tú, estarás saliéndote por la tangente. CONSEJO: No hables más allá de lo que te pregunten. Esto lo recomiendo siempre, pero ante este tipo de entrevistadores debes aplicarlo más que nunca. Puedes identificar este estilo de entrevista ante comentarios reiterados del tipo, “disculpa que te interrumpa, pero entonces […] -y reformula de nuevo la pregunta”, o ante comentarios como “pero volviendo de nuevo a la pregunta“. Tómalo como indicios y considera que 1) estáis fuera de tiempo, 2) que te estás saliendo del guión, 3) que tienes que ser más específico, o 4) que no estás respondiendo a sus preguntas.

Como hemos señalado, hay muchos estilos y formas de entrevistar. Todo esto se hace más complejo si vemos que el/la entrevistador/a están mezclando distintos estilos o que hay más de un entrevistador en la sala.

Pero estoy seguro que teniendo estos pequeños detalles en cuenta, y con una preparación eficaz de la entrevista, lograrás salir adelante en esta u otras situaciones. ¿Cuál ha sido tu experiencia con los entrevistadores? ¿Diste con alguno como estos? ¿Distes con otros? ¡No dudes en contárnoslo! 🙂

Dejar un comentario